Taller Introducción al Trabajo Que Reconecta busca empoderar a las personas para ser agentes de cambio

Una experiencia con los fundamentos y la dinámica de “El Trabajo que Reconecta” (TQR), vivieron los asistentes al taller que dictó Marco Antonio Gutiérrez – Diseñador PUC, Magister en Diseño Integrativo Ecosocial y académico de la Escuela de Diseño de la Universidad de La Serena – en el marco del Congreso Iberoamericano de Educación en Sustentabilidad Universitaria.

TQR es un conjunto de dinámicas y herramientas de uso grupal que enfatiza el cambio personal interno, reconociendo nuestra profunda interconexión con la trama de la vida. “Apunta a gatillar un cambio de consciencia que permita empoderar a las personas para participar creativamente en el llamado “Gran Giro”, la tarea de transitar desde sociedades de crecimiento industrial a culturas que sostengan y celebren la vida”, agregó Gutiérrez.

TQR asume que nuestra actual crisis ecosocial es una crisis civilizatoria que requiere desaprender patrones culturales disfuncionales y diseñar nuevas formas de vivir y relacionarnos. No es un problema tecnológico o de normas. El Taller se estructuró en tres partes: Introducción, en que se expusieron los fundamentos y principios de este método, Dinámicas, en que se desarrolla una experiencia vivencial a partir de dinámicas propias de TQR y Cierre, en que se cosecharon participativamente los aprendizajes grupales y personales.

Finalmente Marco Antonio Gutiérrez dedico a la curación de la tierra y todos los seres este trabajo y experiencia colectiva, agradeciendo a los organizadores la oportunidad de vivirlo.

TQR tiene una geometría básica que guía el proceso que tiene cuatro etapas:

1.- Partiendo de la Gratitud: Se ejercita la gratitud como reconocimiento del valor de nuestra experiencia humana y lo que la sostiene. Cada participante compartió una cosa o experiencia que le hace feliz de estar vivo. Esta base sirve de energía para la siguiente.

2.- Honrando el Dolor por el mundo: Valoramos nuestro dolor por lo que está ocurriendo con el mundo como evidencia de nuestra radical interconexión con toda la red de la vida. Este se constituye como el impulso de cambio, superando las variadas formas de evasión o entumecimiento que nos ofrece el medio. Trabajamos en un “Dialogo mudo” asociando palabras a partir del concepto de Desconexión.

3.- Mirando con nuevos ojos: Buscamos un cambio de percepción a partir de conectarnos con dos fuentes: las ciencias de nuevo paradigma y los conocimientos ancestrales. Mencionamos la metáfora de la Red de Indra, de la tradición budista, en que el universo es visto como una red infinita y multidimensional en que cada ser es un nudo de la red y a su vez se representa como una joya de muchas facetas y en cada una de sus caras refleja a todas las demás. Si tocamos una de estas joyas, afectamos a toda la red. Esto es válido tanto para acciones de destrucción como de curación.

4.- Continuando adelante: Para esta última fase se trabajó con la dinámica de Corbett, que en un trabajo de grupos cada persona ofrece una intención de cambio o acción que aporte al Gran Giro y recibe la retroalimentación de tres voces: la de la duda, que intenta convencerlo de que su sueño no se podrá realizar, la de los ancestros que le dan toda su fuerza y apoyo y la de las futuras generaciones, que le reconocen y agradecen su aporte. De esta forma tenemos una visión de nuestra situación actual y de nuestros sueños desde el “Tiempo Profundo”.

Para más referencias visitar  http://www.eltrabajoquereconecta.org/