“Queremos ser profesionales integrales que tomen decisiones en base a la sustentabilidad”, Virginia Pérez, estudiante de Ingeniería Química en la UTEM y Coordinadora Congreso Estudiantil Universitario de Sustentabilidad

A Virginia le gustaría algún día ser profesora para enseñar sustentabilidad y hacer un cambio a través de una educación más integral. Actualmente estudia Ingeniería Química en la UTEM, Universidad Tecnológica Metropolitana y participa en la Coordinación General de la Red de estudiantes por la Sustentabilidad- Chile (RESUCh), organización que está liderando el próximo Congreso Estudiantil Universitario de Sustentabilidad.

¿Cuéntame del Congreso que están organizando? ¿Cuáles son los objetivos?

El Congreso Estudiantil Universitario de Sustentabilidad es organizado por un grupo de estudiantes de Beauchef. Su primera versión se realizó a finales del año 2016, al cual asistí dado mi interés por la sustentabilidad, aunque en ese tiempo no existía ninguna red estudiantes con compromiso para la sustentabilidad. A comienzos del 2017, nació la Red de estudiantes por la Sustentabilidad- Chile (RESUCh), donde actualmente participamos delegados y delegadas de 13 universidades.

Este año como RESUCh nos unimos a CEUS para expandir el congreso, hacer parte a muchos más estudiantes de diferentes carreras e universidades ya sea en la organización de este mismo, como para una mayor participación en el congreso.

¿Cuál es tu trabajo en la coordinación del Congreso?

Como delegada RESUCh, participo en Coordinación General junto a Isabella Villanueva, estudiante de ingeniería civil de la Universidad de Chile y parte de CEUS. Queremos que el Congreso sea un espacio para formar profesionales integrales que tomen decisiones en base a la sustentabilidad, por lo tanto, mi trabajo se enfoca en mantener la alianza y comunicación continúa entre CEUS y RESUCh, definir cómo y en qué términos será nuestra alianza para hacer del Congreso un espacio abierto para todos y que pueda ser la mayor instancia de información, comunicación y enseñanza para la sustentabilidad dentro de nuestros espacios universitarios.

¿Crees que haría alguna diferencia si en las universidades la sustentabilidad estuviese presente de manera más explícita?

Por supuesto que habría diferencia, ya que los profesionales son los que toman las decisiones en el ámbito laboral. Esos profesionales salen de las universidades, y sí en su carrera tuvieron por lo menos un ramo de sustentabilidad o hicieron alguna actividad pro medio ambiente, serían personas que tendrán más conciencia o al menos el conocimiento de que cualquier acción que ellos realicen en su trabajo tiene una consecuencia directa hacia las personas, medio ambiente, étc.

¿Qué otras iniciativas impulsas en sustentabilidad?

Además del congreso, soy delegada activa de RESUCh por la UTEM, también Coordinadora General del Comité de Sustentabilidad de la UTEM y participo del grupo de estudio para el desarrollo sostenible de la Fundación para el Desarrollo Social (FUDESO), dónde actualmente estamos realizando una investigación de la Termoeléctrica de Renca.

¿Cuál es tu visión de la sustentabilidad?

Mi visión de la sustentabilidad es avanzar hacia un nuevo tipo de sociedad donde todo está relacionado y todo importa. Creo que a través de un nuevo tipo de educación más integral se puede lograr un cambio de visión para la sociedad completa, dónde se tome conciencia de que no se puede seguir haciendo un uso indiscriminado de los recursos naturales, dónde exista menos desigualdad y ciudades menos contaminadas. Todo en pos de un futuro sostenible y más agradable.

¿Cómo crees que las universidades están enfrentando la educación sustentable?

Si bien existe la voluntad de parte de la mayoría de las universidades, ya sea de algunos académicos, funcionarios o estudiantes, veo que aún son muy pocas las universidades dónde se apunta realmente a impulsar una educación sustentable, pero va a cambiando ya que la sustentabilidad es un tema que se está hablando a nivel mundial y, por tanto, implementar la sustentabilidad debería cada vez más usual.