Socios de la RCS destacan experiencias de sustentabilidad en universidades de otros países

• El Centro para la Innovación en Carbono (ECCI) de la Universidad de Edimburgo, Escocia y la División de Sostenibilidad del Consejo de Rectores de España, figuran entre las iniciativas notables.
• El APL Campus Sustentable deja a Chile muy bien posicionado en el contexto latinoamericano.

Fotografía: UBC (http://cirs.ubc.ca/)

“Ser sustentable es un desafío mayúsculo”, afirma Francisco Urquiza advirtiendo que no ha tenido la oportunidad de conocer ni ha leído de la existencia de IES con campus sustentables, además de dudar de aquellas que se atribuyan esta etiqueta.
Una gira por Canadá y Estados Unidos, cuando era director de sustentabilidad en la Pontificia Universidad Católica le permitió conocer a los encargados de sustentabilidad de la Universidad de British Columbia y la Universidad de Nueva York. Y recientemente, por estudios de postgrado, pasó un año en Edimburgo, Escocia, donde conoció de primera mano diversas iniciativas. Continúa, “ser sustentable implica a lo menos ser carbono neutral, migrando el consumo de energía a fuentes renovables, avanzar hacia campus cero residuos, cuidar y restaurar hábitats naturales, entre otros esfuerzos. Además, y es posiblemente lo más difícil, es la tarea de asegurar que todos los estudiantes egresen con conocimientos, valores y actitudes sustentables. Todavía pasarán un par de décadas hasta que las universidades líderes logren acercarse a esta meta”.

Pero, como dice la canción, “quien dijo que todo está perdido…”, Urquiza aclara de inmediato, “a pesar de lo anterior, sí conocí ejemplos notables de iniciativas de sustentabilidad. Quizás todos reunidos en una institución podrían acercarla a ser denominada como sustentable, lo que es alentador, pues demuestra que hoy existen los medios y experiencias reales de las cuales podemos aprender para avanzar por dicho objetivo”.
Es la motivación que tuvo Juan Pavez, Director del Plan Maestro de Espacio Físico e integrante del Consejo para la Sustentabilidad de la Universidad Católica de Valparaíso, concretando reuniones con la Directora de la oficina de sustentabilidad y el Director del Centro de Carbón 0, de la Universidad de Edinburgo. “Ésta Universidad, así como varias de Europa tienen la estructura en sustentabilidad bastante avanzada. Una dirección de sustentabilidad, que tiene que ver con los temas sustentables de manera transversal, como también centros que son paralelos a estas direcciones que tienen que ver con Carbón 0”.
Por otra parte, una estadía en España durante el 2017 le permitió al Presidente de la Red Campus Sustentable y académico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, Oscar Mercado,  visitar 20 universidades en dicho país y conversar con los encargados de sustentabilidad de cada una. A esa experiencia suma varias universidades argentinas, colombianas y brasileras por reuniones con encargados de sustentabilidad y participación en foros. Señala, “en gran parte de las universidades que he conocido se desarrollan iniciativas más o menos avanzadas, que apuntan a construir una universidad sustentable. La gran mayoría de ellas se encuentra enfocada en gestión de campus, principalmente manejo de residuos y energía”.

¿Qué aspectos destacarías en las IES que has conocido?

Francisco Urquiza, socio Red Campus Sustentable.

University of British Columbia (UBC)
Además de ser una de las universidades más prestigiosas del mundo, destacan por abordar la sustentabilidad con una ambición difícil de equiparar. En la UBC no les bastó con crear una oficina de sustentabilidad también crearon la Iniciativa de sustentabilidad. Esta iniciativa tiene por finalidad dar transversalidad a los esfuerzos en sustentabilidad, haciendo de este concepto un eje estratégico de la institución. La UBC trabaja en base a planes de largo plazo para diversos temas: transporte, academia, cero residuos, cambio climático entre otros. De esta forma comunican y orientan sus esfuerzos con una mirada de largo plazo. Además de lo anterior cuentan con dos proyectos que me parece denotan su liderazgo en la materia:

Programa SEEDS, busca conectar las necesidades operacionales asociadas a la sustentabilidad con la oportunidad de aplicar conocimientos por parte de los estudiantes. Para esto generan proyectos donde a lo menos participan un funcionario, un académico y un estudiante (usualmente son grupos de estudiantes) y abordar proyectos reales asociados a la sustentabilidad en los campus. El programa ha permitido generar ahorros millonarios en consultoría y posibilitar la innovación permanente en diversas temáticas, además de oportunidades interesantes para que los estudiantes apliquen sus conocimientos en temas de sustentabilidad y vean los resultados en su propio campus. Los proyectos son archivados en un repositorio público, abierto y gratuito, donde a la fecha se pueden rescatar cientos de fichas de proyectos. El repositorio en sí mismo es valioso para todo aquellos que buscan desarrollar proyectos de sustentabilidad en el campus.

Edificio CIRS  (Centro para la investigación interactiva en sustentabilidad), además de ser uno de los pocos edificios certificados LEED Platinum en una universidad, fue concebido como un laboratorio vivo para la investigación en sustentabilidad. El proyecto alberga múltiples experimentos permanentes, cubriendo aspectos constructivos (está construido en madera), climatización, eficiencia energética, tratamiento de aguas, y además experiencia de usuarios. Es un notable ejemplo de lo que una institución puede llegar a hacer cuando se toma en serio la sustentabilidad, dejando de verla como un “cacho” para entenderla como una oportunidad.

New York University (NYU)
Esta universidad está distribuida por la ciudad, donde incluso comparten recintos con oficinas y departamentos. Esta estructura hace muy desafiante el trabajo centralizado de una unidad de sustentabilidad. Como respuesta a esto han fortalecido sus iniciativas de “agentes de cambio” , a través de distintos programas. Uno de estos es el Sustainability advocates (promotores de la sustentabilidad, el cual entrega una herramienta para auditar y promover la sustentabilidad en distintos recintos a funcionarios y académicos. A través del programa los promotores se conocen e intercambian experiencias y facilitan la llegada de la oficina de sustentabilidad a los distintos rincones de la institución. Los estudiantes tienen su propia versión denominada EcoReps, término muy usado en universidades norteamericanas. Los EcoReps usualmente cumplen la función de promover acciones sustentables en las residencias donde viven los estudiantes. Si bien estos programas son bastante comunes, pude ver de primera fuente la importancia que tenían en la gestión de la sustentabilidad y el potencial para generar cambios culturales en la comunidad.

The University of Edinburgh
Esta centenaria universidad ha logrado posicionarse como un líder en sustentabilidad, especialmente por su investigación e innovadores programas de formación interdisciplinaria. Además cuenta con una oficina de responsabilidad social y sustentabilidad que con mucho esfuerzo y bastante resistencia (resultante de la tradición y tamaño de la institución) ha logrado avanzar en la formalización de políticas de sustentabilidad. Si bien esto no parece algo significativo, quiénes trabajan en el área conocerán lo complejo que puede ser formalizar una política al interior de una institución enorme y burocrática. Muchas veces la tarea parece insalvable y se opta por caminos alternativos, que se valen de la voluntad de la comunidad y de proyectos puntuales. Dave Gorman y su equipo han tenido éxito en esta tarea, contando hoy con el respaldo que otorga la formalización en la forma de políticas de los objetivos y acciones de sustentabilidad.

Mención aparte merece el centro para la innovación en carbono (ECCI). Este centro se ha dedicado a la promoción de la innovación y emprendimiento en proyectos explícitamente enfocados en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Tuve la suerte de pasar gran parte de mi tiempo como estudiante en las instalaciones del centro, y ver de primera mano su increíble dinamismo. Todos los días había actividades diferentes, siempre asociadas a la sustentabilidad, generando permanentes interacciones entre académicos, estudiantes y representantes de empresas.

Juan Pavez, Director de Infraestructura Universidad Católica de Valparaíso.

Complementando lo anterior Juan Pavez opina sobre esta Universidad, “tienen un plan de gestión medioambiental bastante claro, medidas, indicadores y políticas que van renovando cada cierta cantidad de años. Hay una institucionalidad bastante robusta a nivel de autoridades y directores de distintos centros y escuelas y desde ese punto de vista las acciones e iniciativas que establecen resultan más coordinadas y articuladas para llevarlas a cabo”.
Exigencias desde los gobiernos locales
Uno de los aspectos que Pavez considera relevante en la evolución de la sustentabilidad en IES de Europa (Suecia, Francia…), es la forma cómo ésta se aborda. Al respecto señala, “no es algo voluntario, sino que viene de las normas que las mismas ciudades establecen hacia la operación de las universidades. Son normas gubernamentales o municipales”. Desde esa perspectiva cree que con el tiempo, Chile también va a tender a esa fórmula en temas como manejo de residuos o energías. “Mientras nosotros nos vayamos preparando de manera voluntaria vamos a estar mejor parados para afrontar exigencias del medio externo, gubernamental o local. En Europa no solamente trabajan estos temas por adscripción a los intereses ambientales, que los tienen y son bastante respetuosos, sino también porque así se lo exigen. Para ellos no es tan difícil ir a luchar por recursos, porque saben que hay cosas tienen que cumplir y hay recursos para ello”, precisó.

Oscar Mercado
Universidad Politécnica de Cataluña
Desarrolló un sistema notable para reducir el gasto en energía eléctrica. Solo con gestión, sin invertir mucho, disminuyó su consumo eléctrico en un 30%. La clave del éxito fue buscar colaboradores de la iniciativa en cada edificio de la universidad y capacitarlos. De esa forma lograron introducir las mejoras en todo el edificio.
Universidad Politécnica de Valencia
Mantienen certificados bajo Emas (el equivalente europeo de ISO 14.001) sus cinco campus, que albergan a cerca de 35.000 estudiantes. Mantienen un sistema de gestión que también se basa en la idea de un colaborador por dependencia, a quien capacitan y ponen a cargo del sistema completo.
Universidad de Barcelona
Destaca en el ámbito de la formación, aunque es un caso aislado. Se trata del curso de Desarrollo Sostenible que imparte la carrera de Ciencias Ambientales con la metodología de Aprendizaje y Servicio y los socios comunitarios son ONG que trabajan en el ámbito de la sustentabilidad.
A nivel organizacional destacan en el concierto iberoamericano la División de Sostenibilidad del Consejo de Rectores de España, donde representantes de todas las universidades participan haciendo sus aportes.
Conociendo el nivel que han alcanzado las IES que participaron en el APL Campus Sustentable en Chile, ¿qué opinas de cómo avanza nuestro país en esta materia?
Francisco Urquiza
Si comparamos a Chile con los ejemplos internacionales es fácil deprimirse, pues aún distamos de los ambiciosos y visionarios proyectos que me tocó conocer. Pero si miramos la historia reciente de la sustentabilidad en Chile, es impresionante el avance en poco más de cinco años. Cuando asumí mi rol de coordinador de la oficina de sustentabilidad de la PUC en 2011, ésta era la primera en su tipo, y no se me habría cruzado por la cabeza que en tan solo cinco años ya habría tantas instituciones de educación superior con encargados de sustentabilidad o unidades dedicadas a este tema. Tampoco que existiría una red tan potente como la Red Campus Sustentable con doce Instituciones de Educación Superior socias, actividades permanentes y realizando encuentros con invitados internacionales.

Hoy existen esfuerzos serios por reducir el impacto ambiental de los campus universitarios y también ejemplos notables, aunque aislados, por incorporar el tema en la academia. Lamentablemente el compromiso de las máximas autoridades de las IES ha sido tímido. Los proyectos de sustentabilidad aún mantienen un carácter quijotesco donde a quiénes nos ha tocado liderarlos, debemos luchar por darle prioridad a algo que debiese ser una urgencia. Creo que el día que veamos uno o más rectores de IES chilenas tomando un liderazgo serio por instalar la sustentabilidad, se dará una señal potente a sus pares que podría posicionar el tema donde corresponde y recién ahí comenzaremos a ver proyectos e iniciativas del calibre que se requieren para transformar el sistema de la educación superior en Chile.
Juan Pavez
Yo considero que estamos bien encaminados. Hay universidades en Chile donde las políticas de sustentabilidad tienen un mayor grado de desarrollo y uno puede ver semejanzas en términos de lo que son sus campañas de culturización de sus comunidades universitarias, a través de iniciativas en el tratamiento y gestión de sus residuos, e incipientemente en el tratamiento de sus fuentes de energía y políticas internas como planes sustentables. En la RCS tenemos una gran variedad de alcances; mi Universidad partió con un piloto en una sede y ahora estamos con el desafío de escalarlo a toda la Universidad y eso es distinto a la experiencia de la USACh, o la Católica de Santiago donde ya existe una oficina que genera políticas.
Estamos bien encaminados y todas las universidades de la RCS están generando medidas en la misma línea; el grado de desarrollo que tienen varía. Por otro lado, si tuviéramos una exigencia externa, como los informes sanitaros del Servicio de Salud, se daría un mayor cuidado de la Universidad para atenderlo. Hoy en día el gran desafío es poder instalar la sustentabilidad en las políticas a nivel institucional, por lo mismo generar los recursos suficientes para que los planes de trabajo puedan implementarse.
Creo que es importante que las universidades pudiéramos impactar en la agenda política, permitiendo que este tipo de acciones puedan ser medibles y empezar a considerarse desde el punto de vista de la gestión de las instituciones como un valor agregado, que sea reconocido y luego exigido. Empezar a normalizar eso y hacerlo estándar dentro de las universidades y no como una iniciativa de un par de personas.
Oscar Mercado
Pienso que a nivel latinoamericano estamos más avanzados que el promedio; las metas del APL hicieron que muchas instituciones de educación superior trabajaran por lograrlo, instalando el tema en las cuatro dimensiones de la sustentabilidad universitaria. Este APL es único en Latinoamérica y nos coloca a la vanguardia.