Alimentación Saludable

Chile cuenta con Guías Alimentarias para la población, conforme a indicaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Nuestro país se encuentra en una situación preocupante caracterizada por una elevada y creciente prevalencia de enfermedades crónicas, que afectan indistintamente a todos los rangos etarios, como por ejemplo obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, etc. Ante este escenario es indispensable fomentar, difundir y capacitar a la población para que su alimentación sea saludable (Resolución Exenta Nº 260 que aprueba la Norma General Técnica Nº 148, sobre Guías Alimentarias para la población. Ministerio de Salud (MINSAL))

La FAO establece que una alimentación saludable corresponde a elegir una alimentación que aporte todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona requiere para mantenerse sana. Los nutrientes esenciales son: proteínas, hidratos de carbono, lípidos, vitaminas, minerales y agua. Cada persona debe preocuparse y ocuparse de tener una alimentación saludable, porque se ha demostrado que una buena alimentación previene las enfermedades mencionadas en el párrafo anterior, además de anemia y osteoporosis. La alimentación saludable permite tener una mejor calidad de vida en todas las edades.

Las recomendaciones mínimas a seguir y qué están presentes en estas Guías Alimentarias, elaboradas por el Ministerio de Salud se vinculan a:

  • Consumo de distintos alimentos durante el día.
  • Incrementar el consumo de frutas, verduras y legumbres.
  • Usar de preferencia aceites vegetales y limitar las grasas de origen animal.
  • Preferir carnes como pescado, pavo o pollo.
  • Reducir el consumo de sal y de azúcar.
  • Aumentar el consumo de leche de bajo contenido graso.
  • Mantener un peso adecuado conforme a la estatura, con una alimentación saludable y actividad física diaria.

En este sentido los desafíos para las Instituciones de Educación Superior (IES), es importante que se transformen en IES promotoras de la Salud, incorporando distintos aspectos:

1. En Gestión (gestión institucional, aspectos curriculares y de formación académica)
2. En comunicación y participación
3. En entornos saludables (infraestructura, seguridad, manejo de residuos y sustancias, ambientes inclusivos)
4. En estilos de vida saludable (factores protectores psicosociales, salud sexual y reproductiva, alimentación saludable, actividad física promoción de factores protectores y prevención del consumo de tabaco, alcohol y drogas)

Todo lo anterior redunda en la formación integral de nuestros estudiantes, es decir, proveer de espacios de esparcimiento adecuados, establecer instancias de prevención de consumo de drogas y alcohol, también de promoción de factores vinculados no solo transmisión de enfermedades sexuales, sino que también a las vinculadas a obesidad, diabetes e hipertensión, de la mano con la disposición de espacios de aprendizaje, de entornos colaborativos de diálogo entre los distintos estamentos de las IES, incentivando que los entornos sean propicios para su formación sistémica, basados en la sustentabilidad de los recursos y la alimentación saludable

No olvidemos que cada mujer, hombre, joven y niño tienen derecho a un medio ambiente seguro y saludable, así como a otros derechos humanos fundamentales relacionados a un medio ambiente saludable. Éstos incluyen: El derecho a un medio ambiente seguro y saludable, a un alto estándar de salud, a un desarrollo ecológicamente sustentable, a un estándar de vida adecuado, incluyendo el acceso a alimentación y agua potable, a una participación completa y equitativa de todas las personas en la toma de decisiones relacionadas con el medio ambiente apropiado para su desarrollo físico y mental, a una participación completa y equitativa de todas las personas en la toma de decisiones relacionadas con el medio ambiente, la planificación de desarrollo y decisiones y políticas que afecten a la comunidad a un nivel local, nacional e internacional, a gozar de condiciones seguras de trabajo, incluyendo garantías para mujeres embarazadas y en lactancia, a la protección para la no -discriminación en cualquier área, a la educación e información incluyendo la relacionada con vínculos entre salud y medio ambiente, a compartir los beneficios del progreso científico.

La institucionalidad a considerar en las IES en este aspecto, incluye: Reglamentos sobre Condiciones Sanitarias Mínimas de los Establecimientos Educacionales, Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas de los lugares de Trabajo, Reglamento Sanitario de los Alimentos y Ley de Tabaco.

Además de establecer Estrategias de una Institución Superior Promotora de la Salud, conforme a las directrices del MINSAL.

En los siguientes diagramas se esquematiza la hoja de ruta para ser una IES Promotora de Salud, es decir, propiciar la alimentación saludable, entornos sustentables, hacerse cargo de los estilos menos saludables de toda la comunidad educativa que está en la IES, no sólo estudiantes, sino que también funcionarios, académicos, directivos, etc.